Castillo de Gibralfaro de Málaga

El recinto fortificado es hoy día un mirador privilegiado sobre la ciudad

Castillo de Gibralfaro Málaga

Castillo de Gibralfaro de Málaga. / Fotos: Francisco Gutiérrez

Sobre el monte del mismo nombre, situado al lado este de la Alcazaba, se encuentra el catillo de Gibralfaro. Dominando la bahía, ha sido un lugar estratégico para la defensa de la ciudad hasta fechas recientes. En 1931 fue inscrita en el catálogo de monumentos nacionales.

Sobre el origen del topónimo Gibralfaro hay distintas teorías. Para unos, tiene un origen semita y griego, y significaría ‘monte del faro’. Otros sostienen que el término se debe a los árabes y significaría ‘monte valiente’. Sobre la fundación del primitivo asentamiento también hay controversias, y según los autores habrían sido los fenicios, griegos o romanos los responsables de levantar aquí una primera fortificación defensiva.

Castillo de GibralfaroMálaga

Entrada al castillo. / F. Gutiérrez

En todo caso, es en periodo árabe cuando cobra importancia y protagonismo. El historiador Medina Conde atribuye al emir omeya cordobés Abderrahmán I los primeros trabajos de fortificación del cerro, en el año 787. El famoso geógrafo árabe Idris, cuando describe la ciudad de Málaga a mediados del siglo XII, nombra Gibralfaro, del que destaca sus fortificaciones. Será durante el periodo nazarí cuando el castillo adquiera su configuración definitiva: por una parte, Muhammad II reedificará a finales del s. XIII y, posteriormente, el monarca Yusuf I consolidó y amplió la fortaleza, construyendo la coracha terrestre, que une Gibralfaro con la Alcazaba.

Castillo Gibralfaro Málaga

Vista de la ciudad desde el castillo. / F. G.

La única puerta de entrada se abre en una torre de arco agudo, cabalgada sobre la barbacana. En el lugar más elevado estuvo la desaparecida torre mayor. Tampoco hay restos de la mezquita, que fue convertida en capilla dedicada a San Luis, en cuyo día fue conquistada Málaga por los cristianos. La barbacana del castillo estaba unida a la Alcazaba por un ancho paso cerrado entre dos muros elevados

Por su privilegiada situación, Gibralfaro ha tenido un valor estratégico, ya que se domina la ciudad y la bahía de Málaga. Una prueba de su carácter de fortaleza casi inexpugnable es que su guarnición resistió dos días más después de la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s