Teatro Romano de Málaga. A mayor gloria de César

El monumento es reflejo de una Málaga próspera por su comercio y relaciones con Roma

Veinte siglos de historia esperan al visitante en la ladera de la Alcazaba. La Málaga romana y árabe se dan la mano

Teatro Romano

Vista del graderío o cavea del Teatro Romano de Málaga. Foto: F. Gutiérrez

Ocupando la ladera de la Alcazaba, el Teatro Romano se muestra imponente hacia la calle Alcazabilla y el Museo Picasso. Asombra al visitante encontrar en pleno centro de la ciudad un monumento de tales dimensiones. Reflejo de una ciudad próspera, con comerciantes que gracias a la privilegiada situación de su puerto amasaron grandes fortunas, el teatro es el signo exterior de esa grandeza a la que contribuyen con su propio dinero los hombres de negocios más pudientes.

Los investigadores sitúan la construcción del Teatro Romano de Málaga en el siglo I después de Cristo, reutilizando los terrenos ocupados por unas termas de época republicana, cuyos restos se pueden ver en la parte más próxima a la entrada a la Alcazaba. Mármoles, capiteles y fustes del teatro fueron reutilizados posteriormente por los árabes para construir la Alcazaba.

Aditus

Aditus sur, una de las entradas a la escena. / F. G.

Durante cien o doscientos años cumplió esta función de espacio escénico, que pudo compatibilizar con el de lugar de celebración de asambleas o foros públicos. Tras su abandono, el espacio se convirtió en factoría de garum -algunas piletas se conservan en el monumento-. Las tierras de aluviones de los arroyos cercanos rellenaron el terreno, que luego sirvió de necrópolis y sobre el que se levantaron incluso viviendas.

El Teatro Romano permaneció sepultado hasta que en los años cincuenta se construyó en este solar la Casa de la Cultura. Durante las obras se silenciaron los importantes restos arqueológicos encontrados y los cimientos de la misma rompieron muros y estructuras del teatro. En 1951 se hizo público el descubrimiento de estos restos, que correspondían al graderío o cavea. A finales de la década se procedió al vaciado de la tierra que cubría la cavea y la zona de la orchestra.

Quince años de trabajos
Escena

Sillón de mármol para las autoridades.

El Teatro Romano fue declarado monumento histórico artístico en 1972, pero hasta 1995 no fue demolida la Casa de la Cultura, a pesar de las evidencias de que en el subsuelo se encontraba el teatro. Desde ese año se han venido realizando distintas campañas arqueológicas con el objetivo de recuperar y restaurar el monumento. Incluso en la actualidad, cuando se dan por terminadas las obras y se ha abierto al público, siguen las excavaciones en distintos puntos.

El teatro mide 31 metros de radio y 16 de alto, con una orchestra de 15 metros. En la cavea o graderío se pueden observar los sillares originales, que quedan bien diferenciados de los que han sido repuestos con posterioridad. En la parte más alta de la ladera se situaban los vomitorium o puertas de entrada. Las gradas inferiores estaban decoradas con mármoles y eran ocupadas por los personajes ilustres de la ciudad, que tenían un acceso específico, el aditus, un corredor abovedado que aún se puede ver en la zona más cercana a las rampas de entrada a la Alcazaba. El espacio entre las gradas y el escenario se denomina orchestra.

El centro de interpretación, que se levanta junto al cine Albéniz, ofrece al visitante un acercamiento a la Málaga romana, a través de audiovisuales y la exposición de algunos materiales procedentes de distintas excavaciones por la ciudad y provincia.

 Espacio escénico
Teatro romano

El teatro, a los pies de la Alcazaba. / F.G.

El arquitecto Pons Sorolla fue el responsable de la recuperación de la cavea o graderío del teatro a principios de los años sesenta. Con la recuperación del graderío comenzó a darse uso público al teatro, en el que durante años Ángeles Rubio Argüelles organizó el Festival de Teatro Grecolatino, antecedente del actual Festival de Teatro. Este uso cultural se ha retomado una vez concluidos los trabajos de restauración del monumento.

 Descubrimiento excepcional
Teatro Romano de Málaga

Pedestal epigráfico encontrado en la escena del teatro. / F. G.

La prensa local acogía con gran despliegue un «descubrimiento excepcional» en los jardines de la plaza de la Aduana. Era el mes de junio de 1951 cuando en las obras de ajardinamiento del entorno de la Casa de Cultura aparecía lo que se consideró entonces «el acceso romano a nuestra ciudad». Conforme avanzan los trabajos de excavación, ya en el mes de agosto, está claro que se trata del Teatro Romano. Las excavaciones sacan a la luz el graderío. Pero hasta diciembre de 1994 no se demolería la Casa de Cultura, que ocupaba toda la escena del teatro.

Galería fotográfica del Teatro Romano de Málaga

Vodpod videos no longer available.

Este vídeo le ayudará a conocer el Teatro Romano de Málaga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s