Consulado del Mar de Málaga. Testimonio del progreso económico

El Consulado del Mar fue el primer edificio de Málaga declarado monumento, en 1924

Propiedad de la Consejería de Economía, es la sede de la Sociedad Económica Amigos del País y cuenta con salas de exposiciones y salón de actos

Sociedad Económica de MálagaSociedad Económica de Málaga. / F. Gutiérrez

El edificio del Consulado del Mar, actual sede de la Sociedad Económica de Amigos del País, se encuentra en la plaza de la Constitución, junto al antiguo Noviciado de San Sebastián -hoy sede del Ateneo- y es el primer edificio de la ciudad declarado monumento, en 1923. Forma parte de lo que en su día fue el conjunto formado por el colegio e iglesia de los Jesuitas que, tras la expulsión de esta orden religiosa en 1767, se repartieron distintas instituciones. Así, el Montepío de Socorro a los Cosecheros solicitó parte del edificio para su sede. En 1785, Carlos III concedió a Málaga el establecimiento de un consulado marítimo y terrestre, para lo que resultó determinante la iniciativa de José de Gálvez. El Consulado tenía como misión gestionar los intercambios comerciales y solucionar los conflictos que pudieran surgir, así como el fomento de la agricultura y de la industria, junto con el desarrollo de la navegación. A iniciativa del Consulado se creó el colegio de Náutica de San Telmo en 1786. El Montepío de Cosecheros y el Consulado se reparten el edificio, cuya portada responde al barroco clasicista y se atribuye a José Martín de Aldehuela, autor también de las obras de adaptación en el interior. En 1790 acogerá a la Sociedad Económica de Amigos del País y en 1850, será sede durante unos años de la Real Academia de Bellas Artes. En la actualidad es propiedad de la Consejería de Economía y sede de nuevo, desde 1961, de la Sociedad Económica.

Ejemplo de edificio balcón
Sociedad Económica de Amigos del País

Consulado del Mar. Patio interior. / F. Gutiérrez

La amplia balconada, que recorre todo el frontal e incluso continúa haciendo un giro hacia la calle Rodríguez Rubí (callejón donde está el colegio de Prácticas número 1) es uno de los elementos característicos del inmueble y ejemplo de edificio-balcón, que se relaciona con el carácter lúdico y representativo que tuvo en su momento la plaza mayor de Málaga, donde tenían lugar desde autos de fe a corridas de toros. Por esto, la pared principal del edificio constituía un inmueble independiente, ideado como balcón privilegiado para disfrutar de aquellos espectáculos. De esta manera, aunque el edificio cuenta con dos plantas, en la fachada hay tres niveles de ventanales.

Martín de Aldehuela

El edificio fue construido por el arquitecto José Martín de Aldehuela -autor del Puente Nuevo de Ronda o el acueducto de San Telmo- en terrenos que pertenecieron a la Compañía de Jesús, quedando ultimada su edificación en 1782, según consta en la lápida de la fuente del patio.

Valores del trabajo
Consulado del MAr de Málaga

Fachada en mármol, obra de Martín de Aldehuela. / F. G.

En la fachada, atribuida a Martín de Aldehuela, destaca por su belleza y sobriedad la portada, labrada en mármol gris, de arco adintelado, flanqueado por columnas jónicas que sostienen un capitel muy sabatinesco. En el centro, un gran medallón ofrece una imagen simbólica de Málaga favorecida por el trabajo, bajo el lema: ‘Socorre al diligente. Niega al perezoso’. El círculo se rodea en su parte superior por sarmientos, racimos de uva, motivos vegetales y una lazada en el centro.

Estilo de tiempos de Carlos III

El edificio se destinó, en principio, a Montepío de Socorro de los cosecheros; años después se alojaba allí mismo otro organismo instituido por Carlos III: el Consulado Marítimo y Terrestre; y por último, al crearse la Sociedad de Amigos del País, en 1789, convive con el Montepío y el Consulado. Es, por su estilo y origen, un bello ejemplo del espíritu y plástica de tiempos de Carlos III, y a la vez, los huecos anchos y bajos y la rejería corrida de los balcones, le prestan un marcado sabor popular.

Anuncios

Una respuesta a “Consulado del Mar de Málaga. Testimonio del progreso económico

  1. Pingback: Palacio Episcopal de Málaga | Málaga. Arte y patrimonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s